POLITICA | Internacionales | 13/08/2015
En lo que será una histórica jornada, el secretario de Estado John Kerry, izará este viernes la bandera de su país en la sede diplomática de Estados Unidos, en La Habana.
Un día clave para las relaciones bilaterales entre Washington y La Habana será mañana viernes, cuando el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, izará la bandera de los Estados Unidos en su embajada en Cuba, después de más de medio siglo de Guerra Fría entre ambos países.

Además de presidir el izado de la bandera, Kerry también se reunirá con el canciller cubano, Bruno Rodríguez, y ambos podrían ofrecer una conferencia de prensa conjunta, que sería la primera desde que la revolución cubana derrocó al dictador Fulgencio Batista en 1959. Kerry, además, haría una caminata breve por la capital.

Lo que no está previsto, sin embargo, es que se invite a los opositores cubanos, pero en lugar de ello el secretario de Estado estadounidense sostendría una reunión de bajo perfil por la tarde con algunos activistas antigubernamentales –que el pasado martes protestaron contra Barack Obama por el restablecimiento de relaciones-, en la casa del embajador, donde habrá otra ceremonia de izamiento de bandera con menos fanfarria.

Durante décadas Estados Unidos ha destinado cuantiosos fondos de su presupuesto federal a la “promoción de la democracia en Cuba”, por lo que La Habana considera a los disidentes como “mercenarios”.

En todo caso, el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, ha dicho que Estados Unidos seguirá abogando por los derechos de asociación pacífica y libertad de expresión y religión en Cuba y que “seguiremos expresando nuestro apoyo para unas mejores condiciones de derechos humanos y reformas democráticas en Cuba”.

Fuente: Diario Uno.