POLICIALES | Nacionales | 27/05/2016
Un día después de reconocer que tiene cuentas en Las Bahamas que no había declarado previamente, el presidente Mauricio Macri anunciará un programa de blanqueo de capitales que beneficiará a quienes tienen dinero no declarado en el exterior.
En paralelo, presentará un plan de pago de juicios pendientes a jubilados, que se financiará con recursos de la Anses y la posible venta de acciones del organismo previsional.
Así sucederá en un acto previsto para las 10 en el Centro Cultural Julián Centeya, ubicado en la avenida San Juan 3255, en el barrio porteño de San Cristóbal.
El presidente estará acompañado del ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay y del jefe de Gabinete, Marcos Peña, entre otros funcionarios de la administración nacional.

El proyecto contempla que el pago de los reajustes de haberes a jubilados se concretará a través de los ingresos que perciba el fisco por el blanqueo de capitales y los fondos que ingresen por la venta de las acciones, serán destinados a solventar el pago a los jubilados, entre otras cuestiones.

“Este proyecto es una bomba fiscal y política”, describió una fuente legislativa del oficialismo, al detallar algunos aspectos de la iniciativa que llegará a la Cámara de Diputados entre el lunes y el martes próximos.

El artículo que buscará viabilizar la venta de las acciones de empresas privadas que tiene en su poder la Anses busca levantar la traba implementada por el kirchnerismo el año pasado para una decisión de este tipo, cuando sancionó un proyecto de ley una cláusula que estipula la necesidad de contar con el voto positivo de dos tercios de los legisladores para autorizar una transacción de ese tipo.

Las acciones que integran el Fondo de Garantía de Sustentabilidad fueron a parar a manos de la Anses tras la reestatización del sistema previsional y el fin de las AFJP y corresponden a empresas como Telecom, Clarín, Techint, entre otras firmas.

Lo concreto es que esa ley puede se derogada a través de otro proyecto superador que cuente con el aval de una mayoría simple. Para el oficialismo, el proyecto votado en su momento por el kirchnerismo respondió más a una cuestión ideológica que efectiva, ya que considera que es más conveniente desvincularse de esas acciones por los vaivenes de la economía.

Desde el oficialismo sostienen que si bien los recursos del Fondo de Garantía Sustentable calculado en 770.000 millones de pesos disminuirá notablemente, se podrán sumar otros ingresos con el blanqueo de capitales que también se promoverá en este proyecto de ley ómnibus.