POLICIALES | Nacionales | 24/06/2016
El empresario es esperado en la Cámara Federal para ratificar su declaración por escrito en la que afirmó que el juez, quien ordenó su detención, y la ex presidenta se reunieron en Olivos.
El detenido empresario Lázaro Báez podrá exponer este viernes ante la Cámara Federal todo lo que dice saber sobre una presunta reunión entre la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el juez Sebastián Casanello, quien ordenó su detención en una causa en la que se lo investiga por presunto lavado de activos.

La audiencia prevista para las 10 en el segundo piso de los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, se dará en el marco de un pedido de apartar al juez de la causa realizado por Leandro Báez, hijo de Lázaro y hermano de Martin, el otro imputado de la familia.

Los camaristas de la sala II Martin Irurzun, Horacio Cattani y Eduardo Farah citaron a Báez, por segunda vez en menos de un mes, luego de recibir un texto escrito por el empresario en el que aseguró tener información y haber visto a Casanello en la quinta de Olivos a mediados de septiembre de 2015 cuando él esperaba para ser recibido por la entonces Presidenta.

Tanto el juez Casanello como la ex mandataria emitieron comunicados en los cuales aseguraron no conocerse y jamás haberse reunido. "Nunca me he reunido con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner en ninguna circunstancia. Nunca estuve en la Quinta Presidencial de Olivos", sostuvo el magistrado.

Los camaristas no dejaron trascender cual será la dinámica de la audiencia de mañana, aunque fuentes policiales informaron que el empresario que amasó su fortuna como concesionario de obras públicas durante la época kirchnerista, será trasladado desde el penal de Ezeiza hasta Comodoro Py 2002 pasadas 8 de la mañana.

Por su parte, Martín Báez pidió hoy autorización para irse de la Ciudad Autónoma e instalarse nuevamente en Rio Gallegos, dado que desde el 5 de abril, día de la detención de su padre, se encontraba alojado en el barrio de Belgrano.

Porcesado por dos hechos en la causa en la que se lo investiga por presunto lavado de dinero, a diferencia de su padre Martín Báez no se encuentra detenido pero tiene la obligación de presentarse todas las semanas en el cuarto piso de los tribunales de Retiro, donde se encuentra el despacho de Casanello.

El fiscal federal Guillermo Marijuan no objetó el pedido de autorización para viajar al sur -y cumplir con el trámite semanal en alguna oficina policial o judicial de Río Gallegos- pero la decisión final será tomada por el juez.