POLICIALES | Provinciales | 22/08/2016
Según sus allegados y amigos, no estaba pasando un buen momento en lo económico. El suboficial de la Policía Mauro Germán Guarda se atrincheró en la sede de la Unidad Regional V, donde exigía que se concretara un traslado que hace tiempo había pedido.
Según allegados el Policía Mauro Germán Guarda no estaba pasando un buen momento económico, su vida se había centrado en su familia y en su hogar, en los cuales con mucho sacrificio pudo con su pareja de ese momento pedir un crédito de 120.000 pesos para construir una casita detrás de la Unidad Regional. Apenas se concreta el sueño de tener su casa propia, una notificación de traslado hacía que todo se desplome. La casa que con tanto sacrificio había construido, incluso aportando con su propio trabajo y horas de sueño para terminarla, ahora se la pedían para dársela a un nuevo comisario que llegaba al lugar, con la promesa de que le restituirían el capital invertido, pero esto nunca pasó.
Mauro Guarda se atrincheró en horas de la mañana en la Unidad Regional V de Iguazú. Mantuvo de rehén al jefe y varios efectivos, amenazó con quitarse la vida al momento de herir accidentalmente al inspector Lisandro Alonzo. Finalmente, la situación se resolvió con el efectivo en cuestión, deponiendo su actitud y siendo escoltado por sus superiores