POLITICA | Internacionales | 07/09/2016
El mandatario fue repudiado por manifestantes que respaldan a Rousseff en la tradicional fiesta realizada en Brasilia. Optó por no usar la banda presidencial ni llegar en un auto descapotable para no exponerse.