POLICIALES | Locales | 17/05/2017
A casi tres años de la tragedia ocurrida en el km 7 en Panambi, esta semana se supo que la fecha tentativa de inicio del juicio sería la segunda quincena de agosto. El Tribunal Penal de Oberá trabaja trabaja intensamente para llevar a juicio oral y público. Asimismo, los magistrados deberán decidir dónde realizan el debate, porque la sala de audiencias del cuerpo quedaría chica ante la cantidad de personas que asistiría al juicio. Se manejan como alternativas realizarlo en la Casa del Bicentenario o en el salón de usos múltiples de la Unidad Regional Dos de la Policía.
Los camaristas Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y José Pablo Rivero están llevando adelante los trámites previos al proceso. En este sentido, la última medida que llevaron adelante fue rechazar los planteos de nulidad que habían presentado contra la declaración que días antes de morir prestó Cristian Knack y contra la llamada anónima que orientó a los investigadores hacia San Javier, localidad donde residían los tres acusados que tiene la causa.
El planteo de nulidad lo había hecho el penalista Ramón Grinhauz, abogado de Marcial Alegre. El rechazo a la testimonial de Cristian, que se llevó a cabo en el hospital Madariaga, donde se encontraba internado en estado crítico, tiene que ver que se hizo sin la presencia de la jueza Alba Kunzmann de Gauchat ni de su secretario. En las distintas instancias anteriores (juzgado de Instrucción y Cámara de Apelaciones), recursos similares habían sido rechazados sistemáticamente.
La semana que viene, el Tribunal tiene previsto trabajar sobre la producción de pruebas (las pedidas por y también en la lista de testigos que serán citados para el juicio.
Asimismo, los magistrados deberán decidir dónde realizan el debate, porque la sala de audiencias del cuerpo quedaría chica ante la cantidad de personas que asistiría al juicio. Se manejan como alternativas realizarlo en la Casa del Bicentenario o en el salón de usos múltiples de la Unidad Regional Dos de la Policía.
Marcial Alegre, Pablo Julio Paz y a Juan Ramón Godoy recibieron la prisión preventiva por el atraco que sucedió en una casa del kilómetro 7 de la ruta provincial 5, en Panambí, el 25 de mayo de 2014. Ese día, una banda de cinco asaltantes copó la casa del maderero Oscar Carlos Knack (43) y lo tomó de rehén, junto a su mujer Graciela (42) y dos de los hijos del matrimonio, Bianca (12) y Cristian (25). Después de despojarlos de unos 300 mil pesos provenientes de una carga de madera que habían vendido, les prendieron fuego a las víctimas. Con el correr de los días, todos murieron.