POLICIALES | Locales | 11/08/2017
Ramón Moisés Grinhauz, abogado defensor de Marcial Alegre, estimó que el debate podría comenzar en agosto o septiembre de este año. Al hacer referencia al imputado, observó en declaraciones a noticiasdel6 que desde el primer momento fue coherente con el planteo que se hizo al inicio de la causa. Consideró y está prácticamente seguro que su cliente no participó en tal aberrante hecho. "Simplemente está sometido a proceso por una denuncia anónima", dijo. Sostuvo que ese planteo es una cuestión que se debería tener "muy en cuenta" porque a su juicio cualquier ciudadano común puede estar sometido hoy, con este criterio, a que con una denuncia anónima se le haga de la comisión de algún delito y queda detenido.
El letrado recordó que, además, el ADN que se le hizo a su cliente dio negativo y hay testigos que lo ubican en otro lugar. "Son muchos elementos a favor pero lamentablemente tenemos que seguir esperando", acotó.
Grinhauz señaló que ya hace prácticamente tres años que Alegre está detenido. "Con todo lo que implica para él y para su familia independientemente de que el hecho que se investiga sea grave pero esto no quiere decir que lo tengan que pagar personas inocentes", puntualizó.
Indicó que la fecha del juicio se dilató por cuestiones procesales y eso habrá modificaco el calendario del Tribunal Oral de Oberá para fijar nueva fecha.
En esta línea, comentó que este año se va a desarrollar el debate y se extenderá tal vez por un poco más de mes, depende de cómo se vayan desarrollando las audiencias.
"Ojalá que en el debate podamos demostrar realmente cómo fueron los hechos. Hay cuestiones que no se investigaron, se soslayaron no sé por qué razón. No se merituaron algunos elementos probatorios así que espero que en el debate seamos escuchados, tanto Fiscalía como la defensa. Nosotros vamos a tener que demostrar la inocencia, se invirtió la carga probatoria lamentablemente", sentenció el ex juez Penal.

Alegre está acusado de haber integrado la banda que asaltó a la familia Knack la tarde-noche del 25 de mayo de 2014, junto con Julio Pablo Paz y Juan Ramón Godoy, todos de San Javier.
El caso
La tarde noche del 25 de mayo del 2014, Carlos Knack (43), su esposa Graciela Mojfiuk (42), y sus hijos Cristian (20) y Bianca (12) fueron asaltados y brutalmente asesinados cuando 5 delincuentes ingresaron a su vivienda ubicada en la hasta ese entonces tranquila localidad de Panambí.
La jueza de Instrucción 1 de la Segunda Circunscripción Judicial con sede en Oberá, Alba Kunzmann de Gauchat, dictó la prisión preventiva para ex prefecturiano Pablo Paz (51), Juan Ramón Godoy (44) y Marcial Alegre (45), imputados por el delito de “cuádruple homicidio calificado”, en tanto el suboficial del Ejército Rubén Orlando Bueno (51) fue beneficiado con la excarcelación pero sigue supeditado a la causa.
Entre los elementos que complican la situación de los imputados se encuentra el informe de la Secretaría de Apoyo para Investigaciones Complejas, en el que detalla las llamadas y mensajes de textos que los sospechosos del ataque a la familia Knack realizaron horas antes del hecho. Confirma que los detenidos Pablo Paz, Juan Antonio Godoy y Marcial Alegre se comunicaron para concretar el "trabajo" que ya habían planificado tiempo atrás.