DEPORTES | Internacionales | 30/11/2017
El equipo brasileño ganó 2-1 como visitante y celebró su tercer título; en la ida, también había vencido, 1-0; el público granate ovacionó a sus jugadores. El último equipo argentino que pudo ganarle una final a los tricolores fue Boca en 2007 con un contundente 5-0 global, para Gremio esta es su tercera copa.
Quedó en la puerta. Lanús no consiguió la graduación con el título que más lo ilusionaba en este último tiempo: la Copa Libertadores. en la Fortaleza, en un escenario desbordante de pasión, los corazones latieron con pulsaciones que escaparon de lo normal. No alcanzó para el Granate, el equipo del barrio que no pudo convertirse en el Rey de América. Gremio le ganó por 2-1 y obtuvo por tercera ocasión el certamen más prestigioso del continente.
Lanús llegaba a esta segunda final entonado a pesar de la caída en Porto Alegre por 1-0. En la previa, había quitado del camino a los poderosos San Lorenzo y River. Sin embargo, esta vez no logró revertir otra serie adversa. En la noche del Sur del Gran Buenos Aires Lanús no lució la sintonía fina de los últimos meses, se le cerró el arco y no halló la fórmula ni siquiera para acercarse a la definición por penales.
Así el conjunto potoalegrense volvió a consagrarse obteniendo su tercera Copa Libertadores igualando a River, Olimpia, Sao Paulo entre otros, la ultima la había ganado en 1995 frente a Atlético Nacional de Medellin.