POLICIALES | Locales | 18/12/2017
El Tribunal Penal Oberá condenó a prisión perpetua a los tres imputados por la llamada Masacre de Panambí, el letal asalto que les costó la vida la tarde-noche del 25 de Mayo de 2014 al maderero Oscar Carlos Knack (44), a su esposa Graciela Mojsiuk (42) y a dos de los hijos de la pareja, Bianca (12) y Cristian (25). Los cuatro fueron quemados vivos por una banda de ladrones.
Los camaristas Francisco Aguirre, Lilia Avendaño y Jorge Erasmo Villalba dieron conocer el veredicto, tras un debate oral que había comenzado hacía más de un mes.
Este fue el segundo debate sobre el caso. El primero había quedado trunco porque uno de los jueces, José Pablo Rivero, tuvo un gravísimo accidente doméstico y las actuaciones debieron volver a cero, ya que con un magistrado de reemplazo era imposible retomar el proceso: la ley es clara en este sentido, si uno de los camaristas no puede seguir y es subrogado, el debate necesariamente debe empezar de nuevo.
Desde su lugar de querellante, Carlos Knack, el único sobreviviente de la matanza, siguió la lectura del fallo que llegó a media mañana. El Tribunal deliberó alrededor de una hora en el propio edificio de la Unidad Regional Dos de la Policía, donde se desarrollaron las audiencias.
El chapista Marcial Alegre, el prefecturiano retirado Pablo Julio Paz y Juan Ramón Godoy fueron considerados coautores de los delitos de “robo calificado por el uso de armas y por haber sido cometido en poblado y en banda” y “cuádruple homicidio calificado por ensañamiento y por haber sido cometido para procurar la impunidad”.
El Tribunal también pidió que se remita a la Justicia de Instrucción las partes pertinentes de El episodio más oscuro de la historia criminal la declaración del testigo Sergio Elías Machado para que se investigue si tuvo alguna relación con el hecho. El hombre actualmente está preso por un doble homicidio, el de Lidia Bezus (69) y su hijo Diego Kosaczuk (29), ocurrido en Los Helechos. En su momento, Machado fue empleado del aserradero Knack y estando en un calabozo le habría dicho a un compañero de celda que él había sido el “entregador” de los Knack.
Los camaristas también instaron en su fallo a que la investigación continúe para dar con los demás autores de la Masacre. Asimismo decidieron que Paz sea alojado en la UP 1 de Loreto, Godoy en la UP 2 de Oberá y a Alegre en la UP 6 de Posadas.
Durante el juicio, para el que fueron citados alrededor de 100 testigos, se reconstruyó el horror que padeció la familia y la crueldad de los malvivientes, que exterminaron a una familia para hacerse del botín.
Finalmente fijaron el 8 de febrero de 2018 a las 12 como fecha para dar a conocer los fundamentos del fallo. Una vez que ello ocurra, las partes tendrán diez días hábiles para la correspondiente apelación.