Por 445 votos a favor, 146 en contra y 7 abstenciones, el Parlamento germano aprobó en tiempo récord un plan para desplegar hasta 1200 soldados y media docena de aviones de la Luftwaffe en las operaciones militares que la coalición internacional liderada por Estados Unidos desató en Siria, contra el grupo jihadista.

La medida fue impulsada por el gobierno de Ángela Merkel luego de que Francia le pidiera ayuda tras los ataques del mes pasado en París, que dejaron 130 muertos en las calles de esa ciudad.

Berlín prevé participar en misiones de reconocimiento en Siria con seis aviones Tornado y escoltar al portaviones francés Charles de Gaulle con una fragata. No realizará, sin embargo, ningún bombardeo sobre Siria o Irak, a diferencia de Francia, Estados Unidos, Rusia y Reino Unido, que inició el jueves una campaña de ataques aéreos.

Las operaciones occidentales no se coordinan con Moscú, acusada de no atacar solamente al EI, sino también a los rebeldes sirios no yihadistas para salvar el régimen de Bashar al Asad, su aliado.

En tanto, la Fuerza Aérea alemana (Luftwaffe) quiere empezar la semana que viene a enviar los primeros aviones de combate Tornado a Turquía, desde donde despegarán hacia Siria, para apoyar a los cazabombarderos franceses y estadounidenses que operan contra el Estado Islámico.