Días atrás, en el marco de esta investigación, efectivos de la comisaría de Candelaria y de la división Investigaciones habían secuestrado 30 cheques, de distintas entidades bancarias, por un monto superior a los 506 mil pesos.

En la oportunidad se estableció que algunos cheques eran adulterados, y ahora los investigadores corroboraron que al menos 7 de estos cheques habían sido robados, a fines de julio pasado, de una agencia de autos de Aristóbulo del Valle.