En una directiva dirigida a programadores televisivos, la Administración Estatal de Prensa, Publicaciones, Radio, Cine y Televisión justificó esta decisión con el fin de proteger a la infancia y evitar que menores «sean víctimas de la fama instantánea».

La orden del organismo, también responsable de la censura en China, aparece después de que un programa televisivo con famosos chinos y sus hijos haya conseguido grandes audiencias entre los espectadores chinos durante los últimos años.

Titulado «Â¡Papá! ¿dónde vamos?» y basado en un formato surcoreano, el programa lleva a actores, cantantes y otras celebridades chinas junto a sus hijos a lugares apartados para que aprendan a valerse por sí solos y superar dificultades.

A la vista de la orden oficial, el canal Hunan TV, responsable de ese espacio y de otros exitosos «realities» en China, ha anunciado que cancela la cuarta temporada del programa, que estaba previsto emitir en verano.

La prohibición podría privar a la televisión de $230 millones en ingresos por publicidad, según cálculos del sector.