Aún falta tiempo para que el invierno termine y lamentablemente seguimos siendo susceptibles a enfermarnos a causa de las las bajas temperaturas o incluso de los famosos ‘cambios de clima’. Esto se debe a que el frío y la humedad disminuyen la capacidad defensiva de las vías respiratorias y generan las condiciones propicias para que los virus sobrevivan. Además, al pasar gran cantidad de tiempo en espacios cerrados, el contagio y la propagación de estas infecciones se ve favorecido. Por suerte, podemos prevenir y curar los resfríos si seguimos algunos consejos; a continuación, se presentarán los más importantes:

Incorporar vitaminas y minerales a nuestra alimentación

Una de las mejores maneras de evitar resfríos durante el invierno, es incorporar una mayor cantidad de vitaminas y minerales a nuestra dieta diaria. Es importante ingerir más frutas y verduras que nos permitan desarrollar mejores defensas. Además, se debe tener en cuenta que potenciar la alimentación permite una recuperación más rápida en caso de estar enfermo.

Evitar la humedad y el frío

Las humedad y las bajas temperaturas generan el ambiente perfecto para la reproducción de virus, por lo que es indispensable evitarlos si no queremos resfriarnos. Por su parte, la humedad suele ser un gran problema dentro de una casa pero, por suerte, se puede solucionar fácilmente con aparatos deshumidificadores. Éstos, además de ser muy eficientes, se pueden conseguir a excelentes precios durante el Hot Sale o en otros eventos de descuentos online.

Beber mucho líquido

Ingerir grandes cantidades de líquidos puede traernos muchos beneficios: ayuda a lubricar el sistema respiratorio y a eliminar la mucosidad y también previene la deshidratación y alivia el dolor de garganta. Sin embargo, es importante que se evite el exceso de bebidas alcohólicas y de gaseosas, ya que su efecto suele bajar las defensas del cuerpo.

Evitar la automedicación

Uno de los errores más frecuentes y perjudiciales que cometen las personas durante un resfrío, es automedicarse en vez de consultar a un profesional. Es indispensable que contemos con asesoramiento del farmacéutico o del médico para evitar que un simple resfrío se convierta en una complicación. Asimismo, es importante que estemos bien informados a la hora de recurrir a antigripales, descongestivos o analgésicos que alivian los síntomas de estas afecciones.

Lavarse las manos

Aunque pueda parecer obvio, muchas personas no tienen en cuenta que la mejor manera de evitar el contagio de enfermedades es lavándose las manos con frecuencia. Sin embargo, es fundamental que se realice correctamente para que tenga un efecto significativo, es decir, hacerlo durante al menos quince segundos, poniendo especial atención entre los dedos y debajo de las uñas.

Ser responsable con los antibióticos

Para finalizar, es muy importante que seamos precavidos a la hora de tomar antibióticos. Además de no ser efectivos contra el catarro y la gripe -ya que éstos son causados por virus y no por bacterias- utilizarlos de manera incorrecta puede provocar que nuestro organismo se haga resistente a ellos.