Autoridades ligadas al caso adelantaron que brindarán más detalles sobre los operativos desplegados para tratar de dar con el paradero de Chueco, luego de su misteriosa desaparición en la ciudad misionera de Puerto Iguazú.

La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, puso a disposición a las fuerzas federales con asiento en Misiones para la búsqueda del letrado, colaborador directamente vinculado a Báez, el empresario detenido en la causa de la llamada «ruta del dinero K».

Los intensos procedimientos llevados adelante en el marco de la misteriosa desaparición del abogado involucran, además del juez de Misiones a cargo de la causa, Osvaldo Lunge, a funcionarios, fiscales y jefes de la policía provincial, Prefectura Naval, Gendarmería, Policía Aeroportuaria, Policía Federal y de Interpol.

En medio de la agitación que produjo el caso, se mencionó el hallazgo de un cadáver en el Parque Nacional Iguazú, aunque finalmente no hubo confirmación del hecho, ni de la identidad del supuesto fallecido.

Además, se supo que el abogado Chueco estuvo el miércoles alrededor de las 15.30 en el área de turistas de los saltos de Garganta del Diablo, en las Cataratas del Iguazú, al parecer descompuesto o alcoholizado, por lo cual fue retirado por personal de seguridad del paseo.

También encontraron un auto propiedad del abogado en la zona de estacionamiento de un hipermercado de Posadas, en cuyo interior se encontraron prendas de vestir y otros elementos.

El rodado, que estaba en poder de un contador de apellido Miceli, fue trasladado a Puerto Iguazú a fin de ser sometido a pericias por los responsables de la investigación, según confirmaron fuentes allegadas al juzgado del juez Lunge.