El embajador en Panamá, Miguel Del Sel, rompió el silencio luego que el domingo pasado se difundieran más de once millones de archivos vinculados con sociedades offshore que involucran a por lo menos 140 políticos y funcionarios de todo el mundo, entre ellos el presidente Mauricio Macri, conocida como los «Panamá Papers».

Poco después de su polémico nombramiento, Del Sel volvió al centro de la tormenta. «No me imaginaba estar en esta situación. Es un problema entre privados, no entre Argentina y Panamá, no tengo nada que aclarar», explicó el humorista en diálogo con radio Vorterix.

El excandidato a gobernador por Santa Fe consideró que el país del que es embajador «es una plaza financiera y todo el mundo lo sabe desde hace años». No obstante, precisó que «en los listados sobre sociedades offshore figura en el lugar 14, en los primeros está Japón, Estados Unidos está tercero».

«He estado escuchando, aprendiendo. Algunos hablan de que intentan debilitar a Panamá para que las cuentas se vayan a otros países que hacen lo mismo», sostuvo. Y aclaró que «a mí me interesa que se investigue».

Sobre la implicación de Macri, confesó que «no hablé con Mauricio de este tema». El embajador de Panamá afirmó que cree en la inocencia del mandatario: «Mauricio explicó su situación y yo le creo».

Consultado por los dichos del humorista Dady Brieva sobre su cargo luego que se destapara el escándalo, minimizó: «Son chistes de Dady, si no conoces sus chistes después de 35 años…». «Dady Brieva apostó por el gobierno anterior y yo apuesto por el futuro. A Dady lo quiero, añadió. «Lo de Dady fue un chiste, y seguramente se va a encargar de aclararlo», reiteró.

Perfil.com