En ese marco, el municipio se comunica con el propietario, que en la mayoría de los casos resuelve la situación. Caso contrario interviene el Tribunal de Faltas. Cabe destacar que estas actuaciones están respaldadas por normativas vigentes.

El procedimiento es el siguiente: los inspectores municipales constatan el abandono de un terreno baldío, mediante la denuncia de un ciudadano. En caso de verificar el estado de abandono del terreno, se labra una intimación con un plazo perentorio de cinco días para que lo ponga en condiciones óptimas.

Una vez vencido el plazo y el dueño del baldío no cumple con la ordenanza, se confecciona un acta de infracción que se eleva al Tribunal de Faltas, órgano encargado de ejecutar la sanción que alcanza multas hasta 17.000 pesos, una pena ecológica y/o la clausura de 30 días.

Aquellas personas que quieran denunciar el mal estado de los baldíos, lo podrán realizar a través del 0-800-888-2483 o presentarse en la Dirección de Inspección y Servicios, ubicada en la planta baja del edificio municipal.