En ese contexto los policías habrían efectuado disparos intimidatorios, procediendo a la detención de un joven de 23 años, trasladándolo a sede policial, donde se instruye una causa por lesiones y resistencia a la autoridad.
Al llegar a la comisaría segunda se recibe otro llamado telefónico dando cuenta que en el lugar del desorden había un menor herido de arma de fuego.

Ante esta situación varios patrulleros concurrieron nuevamente al km 4, corroborando la información y estableciéndose que un menor de 16 años, fue derivado al hospital local por presentar una herida de arma de fuego que le habría causando una lesión grave, según médicos de guardia del citado centro asistencial.

Informado del cuadro de situación al juzgado de instrucción 2 en turno, se dispuso la detención de preventiva de 01 oficial, 01 suboficial y 01 agente, integrantes de la comisión que llegó en un primer momento al lugar, secuestrándose sus armas provistas, siendo examinados por el médico de turno, tes de alcoholemia – que dio negativo – y prueba de parafina a cada uno de ellos.

Posteriormente fueron alojados en una dependencia policial a disposición de la justicia.

Independientemente de la causa judicial, la Jefatura dispuso que Asuntos Internos investigue la conducta de los policías intervinientes en el procedimiento a través del sumario administrativo correspondiente.

Mientras permanezcan detenidos, los policías fueron pasados a situación de pasiva.