La empresa Electricidad de Misiones SA no elevó a la Nación la base de datos de los usuarios de la tarifa social gratuita establecida por el Ejecutivo Nacional para beneficiar a las familias más humildes, hecho que causa un perjuicio para esta amplia franja de ciudadanos desfavorecidos y encarece la compra al por mayor de la energía por parte de la provincia.

Paralelamente, autoridades nacionales analizan la posibilidad de «puentear» a Emsa y habilitar para los grandes usuarios la compra de energía directamente a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) con lo cual la distribuidora provincial perdería este importante nicho comercial a la vez que se abaratarían costos para la industria de nuestra provincia.

Las dos novedades surgieron el miércoles de la reunión que mantuvo el diputado del PRO misionero Alfredo Schiavoni con Andrés Chambouleyron, subsecretario de Política Tarifaria del Ministerio de Energía que conduce Juan José Aranguren, según lo confirmó el legislador a PRIMERA EDICIÓN.

Schiavoni viajó a Buenos Aires para solicitarle al gobierno de Macri que interceda en forma directa para ponerle límites al «tarifazo» decidido por Emsa, y por el cual llegaron facturas por consumo eléctrico con aumentos de entre un 100 y un 300% a las casas, negocios y empresas de toda la provincia.

Puntualmente, el legislador fue a plantear la aparente desproporción entre el aumento provincial decidido y aplicado con el nuevo cuadro tarifario, y el incremento producido por la caída de los subsidios nacionales.

Soólo seis provincias
Uno de los datos más llamativos que surgió de la reunión fue el del aparente desinterés de las autoridades provinciales por hacer efectivo el beneficio de la tarifa social por el que Cammesa directamente no cobra ni un centavo a las distribuidoras por la compra de energía para esta importante franja de consumidores que gasta menos de 150 kWh mensuales y que representan el 50% de los usuarios domiciliarios.

Las demás provincias argentinas sí usufructúan de esta ventaja y por ende, pagan mucho menos por el costo total de los megavatios en el Mercado Mayorista, lo que a la vez redunda en un menor impacto para la masa de clientes.

En Misiones, el presidente de Emsa anunció que la tarifa social no será gratuita, sino que se les cobrará un «precio diferencial» a quienes consuman menos de 200 kWh mensuales. La contradicción impediría que la provincia acceda a los megavatios gratuitos a nivel nacional.

Sólo seis provincias argentinas no cumplieron con esta requisitoria, según le informó el funcionario nacional a Schiavoni, hecho que llama la atención en Buenos Aires. En Emsa ni siquiera se abrió el registro para quienes pueden ser beneficiarios.

Perdería a los grandes usuarios

Las autoridades del Ministerio de Energía nacional analizan la posibilidad de determinar en forma directa el precio del «peaje» o costo de distribución en media y alta tensión para permitir que los grandes usuarios (las industrias y grandes empresas) puedan comprarle la energía directamente a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico (Cammesa) pagando menos que lo que hoy les cobra Emsa como intermediaria.

Si se avanza en esta posibilidad, Emsa perdería la facturación de los grandes consumos, pero se posibilitaría que las industrias sigan funcionando con costos de operación razonables.

Este jueves las autoridades nacionales recibirán al Secretario de Energía de Misiones Sergio Lanziani para avanzar en esta y otras posibilidades. Ferreyra, el presidente de Emsa, no fue invitado.

Fuente: Primera Edición.