Las críticas al proyecto de acuerdo con los holdouts, fueron muchas en las comisiones de Economía y de Presupuesto y Hacienda en el Senado. Pero, más allá de los cuestionamientos, el oficialismo y la oposición llegaron a un principio de acuerdo para que la propuesta sea aprobada sin cambios y se convierta en ley la próxima semana.

A cambio de los votos del peronismo disidente y una parte del bloque PJ-Frente para la Victoria, el macrismo aceptó tratar un proyecto impulsado por el jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Ángel Pichetto, y su colega de Compromiso Federal, Adolfo Rodríguez Saá, para que el gobierno nacional deba pedir autorización al Congreso para futuros endeudamientos.

La propuesta contempla una reforma de la ley de Administración Financiera, a través de la cual devolverían al Poder Legislativo las facultades delegadas al Ejecutivo en los últimos años en materia de endeudamiento externo.