El anuncio fue realizado esta mañana por el secretario de Hacienda, Adolfo Safrán, quien trabajó durante todo el fin de semana con los técnicos de la empresa eléctrica provincial para buscar un camino para morigerar el impacto de los aumentos.

Safrán indicó que no hay un monto mínimo para refinanciar las facturas y sostuvo que la medida está dirigida a proteger el bolsillo de los misioneros y a no afectar a las pequeñas y medianas empresas e industrias. «Passalacqua está preocupado por este problema que responde a una medida que tomó el Gobierno nacional y que afecta a los misioneros. Estando siempre cerca de la gente, nos pidió que trabajemos en este esquema», indicó el ministro de Economía.

El funcionario recordó que en el caso de Emsa son cerca de 50 mil usuarios con tarifa social, que no han tenido incrementos.

Safrán indicó que el incremento de la tarifa obedece a dos medidas que tomó el Gobierno nacional que han tenido un fuerte impacto en las finanzas de la empresa eléctrica provincial. En diciembre del año pasado se eliminaron los subsidios eléctricos y en febrero se incrementó la tarifa.

«Estamos hablando de un aumento de 5 o diez veces en energía, que al usuario se termina trasladando en un 80% o un 100%. Es imposible que Emsa afronte ese nuevo costo que debe pagar mensualmente a la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico», aseguró.

El titular de la cartera de Hacienda adelantó que el Gobierno provincial hará un adelanto financiero «de corto plazo» a Emsa para cumplir con la cuota mensual a Cammesa. A su vez, el Estado provincial va a tomar un adelanto financiero de corto plazo.

«Estamos hablando de entre 45 y 55 millones de pesos, ya que la factura de Cammesa, que en el mes de enero fue de 15 millones de pesos, estimamos que la de marzo será de 60 o 70 millones de pesos. Estos 45 o 55 millones de pesos más, Emsa los tiene que pagar y hay que afrontar con una mayor tarifa eléctrica», explicó.

Safrán descartó que haya un retroceso en el nivel de tarifas, ya que le hicieron diversos planteos al ministro de Energía, Juan José Aranguren para que reconsidere la situación de algunas provincias, que no tuvieron respuestas, ya que el objetivo primario del Gobierno de Macri es «achicar el déficit».

El financiamiento a Emsa y a los usuarios, especialmente los del sector industrial, busca proteger el empleo. Es que hubo empresas que se encontraron con subas superiores al cien por ciento que no pueden afrontar los nuevos costos del tarifazo nacional. La alternativa es bajar la producción, lo que afectaría al empleo, algo que obsesiona al Gobierno provincial.

De todos modos, Safrán trazó un panorama inquietante sobre las finanzas de la Provincia, ya que se estima una caída de 60 millones de pesos mensuales en la coparticipación por los cambios en el impuesto a las Ganancias y la disminución de retenciones, además de la posible devolución del IVA a productos de la canasta básica.

«Una alternativa es tomar deuda, que es el modelo que sugiere la Nación. Nosotros lo analizamos para algunas obras puntuales y tal vez debamos recurrir a esa forma de financiamiento», adelantó.

Por eso, indicó, uno de los pedidos de los gobernadores a Macri es que además del cese del recorte de recursos de la coparticipación «“el fin de la detracción del 15 por ciento será un tema a analizar este jueves en una nueva reunión con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio-, si se emite deuda para pagar a los Fondos Buitre, también la Nación emita un bono para financiar proyectos de obras públicas en las provincias.