Personal municipal confiscó 120 bolsas de 50 kilogramos de lentejas de procedencia dudosa, ya que no contaban con el rótulo correspondiente que acredite su identidad y origen, y de 650 kilogramos de poroto tipo carioca con signos de alteración.

Los productos fueron previamente muestreados y analizados en el Laboratorio de Bromatología de la Comuna, y luego, la mercadería fue entregada a los integrantes del grupo recientemente creado en el marco del Programa Cambio Rural que nuclea a pequeños productores de cerdo del municipio.