Las ventas de combustibles registraron una caída de 28% promedio en todo el país, entre el 1° y el 5 de mayo, luego del aumento de 10% aplicado en naftas y gasoil, informó hoy el presidente de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos (Cecha), Carlos Gold.

«No sabemos si la caída es un efecto posterior al aumento, y porque todo el mundo cargó el tanque antes de la suba, o es un efecto psicológico que retrotrae la demanda, o si es una tendencia que se va a mantener», explicó Gold.

El dirigente gremial empresario estimó que «puede haber una grave caída en la demanda», y puntualizó que «en las ciudades de frontera hay una situación desesperante porque se van todos a cargar combustible al país vecino», especialmente a Brasil y Paraguay.

«Nos llamaron desde Paso de los Libres -ciudad correntina fronteriza con la brasileña Uruguayana- para pedirnos urgente gestionar ante las autoridades del gobierno nacional la aplicación de un precio diferencial», indicó el titular de la Cecha.

Algo similar sucede con las ciudades entrerrianas que limitan con Uruguay, como Gualeguaychú, Colón y Salto, donde la nafta súper cuesta el equivalente a u$s 1,17, cuando en las ciudades de frontera uruguayas, por el descuento que se aplica, queda en u$s 1.

En tanto la modalidad premium, que acá cuesta u$s 1,22, en la frontera uruguaya vale u$s 1,05 el litro.

Por su parte, Gold también señaló que «hay una enorme distorsión en la zona cercana a la Patagonia, porque esa región está exenta de tributar el Impuesto a la Transferencia de los Combustibles (ITC), lo cual hace que la diferencia de precios en los combustibles llegue a ser entre $ 3 y $ 4″, o sea, entre 18% y 22%.

En ese sentido, puntualizó que «al incluir a la provincia de La Pampa en la región patagónica, se afecta la actividad de ciudades de otras provincias, pero muy cercanas a ésta, de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza».

En consecuencia, subrayó que «hay muchas quejas de los propietarios de estaciones de servicio de estas provincias, porque mucha gente se va a cargar a La Pampa».

Los combustibles subieron 10% en promedio desde el primer minuto del domingo pasado, aumento que se sumó a los registrados en diciembre, enero y marzo, y acumuló un incremento en el periodo de 31%.

A diferencia de otras fuentes del sector, que aseguraron que el aplicado el domingo pasado no sería el último aumento del año, Cecha precisó que «no debería haber más subas».

Al respecto, Gold explicó que «es cierto que hubo una devaluación de 50% y un aumento de similar proporción en los costos», pero puso de relieve que «a los aumentos acumulados hasta ahora de 31%, no hay que olvidarse de sumarle la baja de la cotización «˜criolla»™ del barril de petróleo crudo de u$s 75 a u$s 64; es decir, de 15%, con lo cual la cuenta ya estaría saldada».

(misionesonline.net)