El equipo dirigido por Joselo Bernal (ex jugador del Colectivero), que en el primer choque había igualado 1-1 como local, se adaptó mejor al estado de la cancha y se impuso 2-0 con goles de Nicolás Zapani y Adriel Kinyerski.

Desde el inicio fue Fabián Sosa el que se puso el equipo al hombro. Mitre apeló a su experiencia, a aquellos futbolistas con más batallas sobre sus espaldas, mientras que el dueño de casa intentó generar peligro a través de los pies de Kohn o alguna corrida de Yagusieczko.

En ventaja, el elenco del barrio Rocamora no mostró las mismas ambiciones. Bajó un cambio la intensidad, le trasladó la responsabilidad al Colectivero y entonces crecieron los hombres de marca, como Sánchez y Ferreira. Gómez y Fesztein retrocedieron unos metros y Sosa tuvo la difícil tarea de enfriar el desarrollo.

Crucero sufrió un inesperado golpe a poco del cierre del primer tiempo, cuando Kohn debió dejar la cancha lesionado. No obstante, el ingreso de Pey Brítez le dio algo de claridad.

La expulsión de Maxi Ruiz, a los 15″™ del complemento, casi terminó con las ilusiones del equipo de Serrano.

Arriba en el marcador, con mayores espacios y sin la responsabilidad de tener que ir a buscar, a Mitre se le presentó el panorama ideal. Hizo triangular la pelota, lo terminó liquidando gracias a un gol de Adriel Kinyerski cuando el partido llegaba a su epílogo y se encaminó hacia un nuevo festejo doméstico.

Fuente: Deportes Misiones .