El lunes, a primera hora se llegaron hasta el lugar más de diez jóvenes, de entre 14 y 20 años para realizar el trabajo de descacharrización. La tarea consistió en juntar todo lo que podría llegar a servir de criadero del mosquito, siempre en compañía de los integrantes de la comunidad.

EL coordinador del Programa Apícola, Norberto Maschke fue el encargado de organizar la actividad. «Allí hay un grupo de jóvenes apicultores y con ellos, de mañana temprano entregamos bolsas a los integrantes de cada familia que vive en la comunidad y después con la camioneta comenzamos a recolectar. La verdad que los jóvenes se engancharon y también la comunidad. Juntaron muchos materiales que sirve de criadero del mosquito en esta oportunidad.

No se terminó con la limpieza; así que seguiremos trabajando en los días siguientes porque es necesario continuar con esta limpieza y ayudando a la comunidad. Es un punta pie inicial para tener a los jóvenes comprometidos en esta causa que es de todos, explicó Maschke.