Este jueves Santo un centenar de peregrinos participaron de  la tradicional procesión  de antorchas, seguida de misa,  lavatorio de los pies y Adoración al Santísimo en la cima del místico Cerro Monje.

Peregrinos de diferentes puntos de la provincia acamparon desde temprano a la espera del Viernes Santo en donde  se desarrollara el  Vía Crucis Viviente , otra de las grandes atracciones que convoca a miles de personas de Misiones, Corrientes, Paraguay y Brasil.

Muchos caminaron los  siete kilómetros desde  San Javier hasta la cima del Cerro Monje , uno de los  lugares más emblemáticos para la población cristiana de la provincia.

Allí la leyenda y la fe se unen, convocando en Semana Santa a miles de fieles que suben el cerro, recorren el Vía Crucis realizado sobre piedras autóctonas en pinturas artísticas y prueban o se bañan con el agua que brota desde las profundidades