La ocurrencia de las mismas están pronosticadas a partir de este lunes y distribuidas a lo largo de la semana, con montos acumulados totales comprendidos entre 60 y 90 mm. A pesar de este pronóstico, la pausa de precipitaciones acompañada por el buen tiempo de las últimas 2 semanas en la región, hace que la posibilidad de un aumento significativo del caudal en tránsito hasta el embalse sea bajo.

Por otra parte, se mantiene, a lo largo de toda la semana, la tendencia de disminución de los aportes desde el río Iguazú y del río Paraná por encima del Punto Trifinio, iniciada la semana pasada.

Finalmente, contemplando estas dos cuestiones, el caudal afluente al embalse de Yacyretá continuará en descenso. Cabe aclarar que con la última información disponible hasta el momento, se estima que los aportes debido a las precipitaciones pronosticadas no serían suficientes como para revertir dicha tendencia.

Situación operativa de Yacyretá y niveles aguas abajo en las inmediaciones de la represa: durante la semana pasada, los valores de caudales del río Paraná afluentes al embalse de Yacyretá evolucionaron entre 25.000 y 27.500 m3/s. Durante este lunes 25, se estima un caudal que podrá ubicarse entre 24.000 y 24.500 m3/s.

El análisis efectuado con la información disponible hasta el momento indica que durante los próximos días los caudales afluentes al embalse de Yacyretá irán descendiendo, como producto de la «pausa» meteorológica mencionada al principio del presente informe. No obstante seguirán siendo altos, estimándose que se ubicarán en torno a los 22.000 m3/s hacia el final de la semana.

El estado hidrométrico en la zona inmediata aguas abajo de Yacyretá tuvo durante la semana pasada una tendencia consistente con el comportamiento de los caudales. Los valores medidos en el hidrómetro de referencia en dicha zona (AR), puerto de Ituzaingó, variaron entre los 3.60 y 3.10 m. En el día de la fecha, Lunes 25 de Enero de 2016, la lectura del hidrómetro del Puerto de Ituzaingó – hidrómetro de referencia en la zona inmediata aguas abajo de Yacyretá (AR) – asciende a 3.05 m.

Del análisis de la información disponible hasta el momento, se espera que la evolución de dicho nivel acompañe la tendencia de los caudales, y que los valores se mantengan por debajo del umbral de alerta (3.5 m en la lectura de la escala) durante los próximos días.

Atención especial. Análisis de tendencias.

La situación hidrológica actual está en concordancia con las consecuencias esperables de los resultados de los análisis de mediano plazo realizados por los centros de referencia, y que han sido puestos en relieve por la Entidad Binacional en sus diferentes informes sobre el tema.

El caudal promedio del río Paraná en Yacyretá durante lo que va del mes asciende a 27.300 m3/s. La presencia de volúmenes de aporte muy importantes es el aspecto para destacar de la creciente actualmente en tránsito, cuestión determinante para la dinámica del valle fluvial del río Paraná en relación al tránsito de futuras crecientes.

En el contexto actual, y más allá de las cuestiones de tipo estadístico, el interés principal surge de la comparación de lo verificado recientemente con lo sucedido durante los últimos meses de los años 1982 y 1997, en un contexto de indicadores climáticos similares (Ñiño intensos) y de fenómenos hídricos de magnitud comparables (crecientes). El objetivo es tratar de identificar las tendencias probables a futuro, tomando como base de apoyo la correlación entre los registros históricos de fenómenos climáticos regionales y sus consecuentes, que son los fenómenos hídricos.

Lo verificado en el último trimestre de 2015 y lo que va del año 2016 debería considerarse como un indicador que sugiere un fuerte llamado a la atención de cara al resto del año, sobre todo considerando lo sucedido durante los años 1983 y 1998, signados por crecientes de gran magnitud y duración.

En tal sentido se sugiere la observación permanente de la evolución de las variables asociadas con el fenómeno denominado «El Niño». Hasta el momento, según información publicada en informes de los centros climáticos de referencia, los valores actuales de los indicadores asociados al fenómeno lo ubican dentro de los 3 más intensos desde el año 1950, y su evolución estaría indicando una tendencia hacia la permanencia dentro de lo que se considera un «Niño» de características intensas para los próximos meses y muy altas probabilidades que continúe en dicha condición durante el próximo verano austral, con una transición que lo lleve a un estado neutro recién a partir de comienzos del invierno austral de 2016.

Se menciona especialmente que las consecuencias de un fenómeno del Niño intenso pueden manifestarse en la zona de aporte a Yacyretá hasta bien entrado el invierno de 2016. Dada la alta correlación entre un fenómeno como el mencionado con situaciones hidrológicas de importancia que tienen dichas áreas, estas informaciones pueden ser utilizadas como indicadores de seguimiento y por tanto de atención temprana hasta más allá de mediados de 2016, dirigido especialmente a sectores gubernamentales vinculados con el alerta hidrológica y la defensa civil, así como a aquellos de la sociedad civil vinculados con actividades productivas dentro del valle del río Paraná.