Rusia comenzará el suministro de misiles S-300 a Irán «lo más pronto posible», según declaraciones del ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, que recoge la agencia de noticias iraní RIA.

Moscú y Teherán son los principales aliados del presidente sirio, Bashar Asad, y ambos tienen tropas en territorio sirio. Sin embargo el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev ha dicho en una entrevista a la revista Time que su país no planea mantener su presencia militar indefinidamente. «No tenemos planeado una presencia sin fin en Siria. Nosotros estamos allí para conseguir un objetivo limitado y concreto», ha reiterado. Algo que ha matizado Lavrov al señalar que los bombardeos aéreos rusos continuarán en los alrededores de Alepo, que han provocado un éxodo masivo, incluso si se establece un alto al fuego.