El Ministerio de Energía y Minería de la Nación aprobó las nuevas tarifas para la energía eléctrica que regirán entre el 1º de febrero de 2016 y el 30 de abril. La resolución oficial 6/2016 contempla un aumento de alrededor de 200% para aquellos usuarios que consuman más de 300 Kw, mientras que el aumento de la factura será menor si el consumo está por debajo de los 300 kilovatios.

El costo de la tarifa eléctrica que paga un usuario en la Argentina se conforma por cuatro componentes: la generación, que es el precio al que las empresas distribuidoras compran la energía en el Mercado Eléctrico Mayorista (MEM) y que aumentó este 27 de enero; el transporte, que tiene un valor casi simbólico de $0,007 kWh, según un informe de la Fundación para el Desarrollo Eléctrico (Fundelec); la distribución (o VAD -Valor Agregado de Distribución) y los impuestos.

El Gobierno subsidia la generación, por eso el incremento anunciado tiene como objetivo reducir los subsidios millonarios que el Estado nacional destina al sector. Sin embargo, hasta el momento todas las provincias pagan exactamente lo mismo por este ítem.

En el caso del transporte, los costos varían muy levemente (se paga por kilómetros recorridos). En cambio, el costo de la distribución -alcanzado por una resolución del Ministerio de Energía- es lo que cambia de manera significativa entre jurisdicciones, porque el VAD es determinado por cada autoridad provincial, como ocurre con los impuestos locales.

En los casos de Edenor y Edesur, que son las empresas que operan en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires (donde reside casi el 40% de los usuarios residenciales del país, según datos de la Asociación de Distribuidores de Energía Eléctrica de la República Argentina -Adeera-), el costo de la distribución lo determina el Gobierno nacional a través del Ente Nacional Regulador de la Electricidad (ENRE), que en general no autorizó actualizaciones del VAD en la última década.

La resolución 7/2016 del Ministerio de Energía publicada el 28 de enero instruye al ENRE para que realice «un ajuste del valor agregado de distribución en los cuadros tarifarios de EDENOR S.A. y EDESUR S.A», pero sólo establece que deberá entrar en vigencia antes del 31 de diciembre. Este componente de la tarifa es lo que genera las grandes inequidades tarifarias que existen hoy en el país y es a lo que apuntó el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, cuando fue consultado por Chequeado en este chequeo.

Así, de acuerdo con datos oficiales en base a un consumo de 500 kWh por bimestre, un porteño de bajos recursos que vive en la zona norte de la Ciudad o un bonaerense con domicilio en Vicente López pagó en noviembre de 2015 una tarifa siete veces menor a la que abonó un santafesino, un rionegrino o un cordobés, donde el servicio es brindado por las empresas Edersa, EPESF y EPEC, respectivamente. La misma relación se observa si se considera un consumo de 750 kWh de una familia tipo de clase media, un valor más cercano al promedio residencial que hubo en 2015, según informó a este sitio Cecilia Laclau, coordinadora de Fundelec.

Otra inequidad a mencionar es que en la mayoría de las provincias con recursos más limitados (Formosa, Chaco y Jujuy, por ejemplo) se pagan tarifas mucho más altas que en Capital, una de las jurisdicciones con mayor PBG del país.

Fuente: Chequeado.