En la plaza, además, hay un amplio reclamo de vecinos que en reuniones de foros manifestaron que temen enviar a sus hijos menores a dichos espacios.

Los detenidos en esta oportunidad tenían en su poder «porros» armados para consumo y a su vez una bolsita conteniendo 20 gramos, que fueron puestos a disposición del Juzgado Federal.