La policía alemana ha detenido esta mañana a tres personas en Alsdorf, a 14 kilómetros de Aquisgrán y ha informado que las detenciones están conectadas con la investigación de los atentados de París. Alemania responde a una alerta emitida por la policía francesa, según ha explicado un portavoz. «Recibimos una información que apuntaba a que uno de los buscados en conexión con París podría encontrarse en nuestra zona», ha dicho, justificando el despliegue de comando especial que ha aprehendido a dos mujeres y un hombre en esta ciudad, muy cerca de la frontera con Bélgica y Holanda.

La detención se producía a las 9:30, a la salida de un Jobcenter, lo que sería en España una oficina del INEM. Tras abandonar las oficinas, las tres personas entraron juntas en un coche que fue interceptado en el aparcamiento por la policía. «No ofrecieron resistencia. Salieron uno por uno del coche y les pusieron esposas en las muñecas, a las mujeres también», han relatado varios testigos presenciales a la televisión N-tv, «después fueron introducidos en diferentes coches patrulla y desaparecieron de aquí». La Policía ha añadido que esta misma mañana se ha procedido a iniciar los interrogatorios.

La versión digital del semanario Der Spiegel está informando en su web que una llamada había advertido a la policía alemana. Según esta información, una ciudadana informó que había reconocido a uno de los terroristas de París y que las dos mujeres que le acompañaban has sido detenidas de forma incidental, pero estos detalles no han sido confirmados por las autoridades.

Lo que sí ha sido confirmado es que en cinco kilómetros a la redonda hay establecidos controles y que la Policía está rastreando la zona en busca de otro sospechoso. Se trataría de Salah Abdeslam, de 26 años, hermano de uno de los hombres bomba de París y encargado de alquilar el Volkswagen Polo que fue utilizado en los atentados.

Fuente: ABC.