Telam: Los secretarios general y de Prensa de la CGT Azopardo, Hugo Moyano y Omar Plaini, rechazaron el veto presidencial a la Ley de Emergencia Ocupacional y aseguraron que esa determinación «no fue más que lo ya visto, es decir, decidir por sí mismo lo que está bien o mal y desoír al pueblo y a sus representantes políticos, sociales o gremiales».

En un documento público, la central sindical realzó la actitud del Senado nacional, que «entendió» de forma rápida «el reclamo gremial y el temor de los trabajadores y, con rapidez y coherencia, en su momento sus integrantes votaron de manera mayoritaria el proyecto de ley de defensa del empleo, en tiempos en los que la fuente laboral es una variable de ajuste».

Los sindicalistas aseguraron que «el veto presidencial a la Ley de Emergencia Ocupacional, que procuró defender de forma irrestricta los puestos de trabajo, no fue más que lo ya visto, es decir, decidir por sí mismo lo que está bien o mal, desoír al pueblo y a sus representantes políticos, sociales o sindicales».

La CGT Azopardo lamentó el veto de la norma y subrayó que «el problema del empleo amerita soluciones rápidas y sensatas, sin mezquindades y con el objetivo de ayudar a quienes más indefensos están ante la determinación de empresarios que privilegian su propio afán de lucro antes que su responsabilidad social».

Moyano y Plaini afirmaron que «la justicia social y la dignidad deben ser otra vez moneda corriente» y argumentaron que la Ley Antidespidos que respaldaron tenía por beneficiario al trabajador.

Moyano y Plaini lamentaron «los egos políticos existentes» y señalaron que «el tema prioritario que instaló en la agenda el movimiento obrero -el del empleo- mutó rápidamente en una pelea de conveniencias partidarias».